Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

¿Vende usted sus parcelas?

Es frecuente en AVAC que el otoño dé paso a la solicitud de consultas de agricultores que desean cambiar de método en la gestión de sus parcelas desde la agricultura tradicional, iniciándose en la siembra directa

“Ande abril y mayo y marche todo el año”. Siento decir esto porque abril está ya casi cumplido, y, lamentablemente, no ha caído una gota en los secanos, desde casi, el otoño pasado; el cultivo anual, sus plagas, sus malas hierbas y todo lo que conlleva, llegará a su fin de ciclo y la campaña se dará por concluida en el mes de julio, con cosechadora o sin ella. El campo habrá seguido su sedienta travesía y la siembra directa solo habrá conseguido aumentar su agonía unos días más; destino fatal para todos, al fin y al cabo.

Confío y deseo que, cuando lean esto, las cosas hayan cambiado de la manera más favorable, y que las nuevas generaciones, muy deseadas por todos, no bajen la guardia comprendiendo que estas cosas pueden suceder en la agricultura, tanto a favor del “haber” como del “debe”, solo es cuestión de gestionar el riesgo.

Pasado el verano, sin solución de continuidad y en virtud de una rara condición, una nueva sementera será diseñada con renovada ilusión y esperanza.  Volverá a vislumbrarse luz y confianza en otra nueva campaña, ésta vez con la meteorología a nuestro favor.

Es frecuente en AVAC que el otoño dé paso a la solicitud de consultas de agricultores que desean cambiar de método en la gestión de sus parcelas desde la agricultura tradicional, iniciándose en la siembra directa. Generalmente la decisión ya está tomada, pero suele ser necesario superar algunos inconvenientes antes de dar el paso.

La aprobación de los mayores

En las familias de agricultores, la profesión, junto con la propiedad, se traspasa de padres a hijos (muchas veces la familia política también pertenece al mismo gremio). La agricultura tradicional, está muy arraigada y la arada repetida constituye el trabajo mas representativo en este oficio. Cultivar sin labrar no esta comprendido en la mente de los agricultores de cierta edad; por otra parte los más experimentados. Por tanto es razonable su oposición a la no labranza, toda vez que, el patrono; San Isidro, siempre ha sido, precisamente, labrador y no solo sembrador.

 La elección de la parcela que va a servir para empezar a sembrar en directo

Curiosamente cuando nos decidimos por un cabio sustancial en la forma de hacer estas cosas, no tenemos pleno convencimiento. La tendencia es a precipitar el fracaso en vez de asegurar el éxito en la nueva andadura. Por ello se descartan las parcelas buenas, fértiles y con excelentes propiedades físicas. En su lugar se debuta con las ovejas negras entre todo el suelo disponible, es decir, las parcelas retiradas por improductivas, de bajo valor y a menudo compactadas. Esto se hace así por la gran desconfianza, por desconocimiento, hacia una técnica de cultivo sin labranza.

Con la misma falta de fe, se asegura la ubicación del cultivo en un lugar, lo más alejado posible de las miradas de otros agricultores clásicos, por miedo al fracaso.

Efectivamente en muchos términos municipales no hay ni un solo agricultor que trabaje bajo la agricultura de conservación. Así pues, el primero en hacerlo, estará bajo la crítica y atenta mirada de sus colegas. Será objeto de comentarios y tendrá que demostrar que está actuando bajo la mejor opción posible para rentabilizar su dinero y su trabajo. A día de hoy los precios pagados al agricultor no son adecuados, incluso bajo un sistema de cultivo eficiente como la agricultura de conservación. La pasada campaña fue muy prolífica en lluvias y pudo enmascarar el problema, pero tal como están sucediendo las cosas en la actual campaña es posible intuir cambios de estrategia de aquí en adelante.

La información en cuanto al abonado y su forma de aplicación.

En agricultura de conservación el abonado es necesario. Como en cualquier forma de agricultura intensiva las cosechas necesitan nutrientes para desarrollarse y reponer sus extracciones. Lo que es más complicado es la forma de incorporar el fertilizante al suelo y calcular la cantidad necesaria después de contar con los residuos depositados sobre el suelo.  Se buscará la forma de incorporar al suelo los elementos menos móviles, usando las sembradoras, si no se opta por la forma más convencional, como es dejar el compuesto o complejo sobre la superficie.

¿Reja o Disco?

Se debe conseguir información de agricultores locales experimentados o concesionarios. Se deberán probar los equipos personalmente o contratando como servicios alguno de los modelos del mercado. Además se debe de tener en cuenta el tipo de suelo y su capacidad erosiva de cara a valorar la elección de un tren de siembra adecuado (Reja o Disco) cuyo mantenimiento sea económicamente viable.

¿Cómo sembrar bien?

Puesto que hablamos de siembra directa, lo más importante es hacerlo bien. La semilla bien situada y alejada de los restos de cubierta. En una buena siembra el suelo debe de emitir polvo, aunque el suelo esté en tempero y ligeramente fresco. En caso de no cortar bien la cubierta y embutir paja, en caso de no cerrar bien el surco o sellarlo con exceso de humedad, lo mejor es volverse a casa con la máquina y continuar otro día. Si el suelo no mejora y no hay condiciones para sembrar bien, esperar, y si las malas condiciones persisten, no se siembra y se deja de retirada.

Y si, a consecuencia de su proceder, recibe ofertas por la compra de sus parcelas, aparentemente sin atender, póngase en la situación de la otra persona y sea indulgente con el. Piense que no arar las tierras, les da un aspecto de desasistencia y abandono, aunque esté ganando dinero con ellas. Aunque las esté tratando como mejor se pueda jamás tratar un suelo.

Autor: Carlos Garrachón Arias. AVAC.

 

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR