Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

La calidad de la semilla, el factor clave para la rentabilidad en el maíz

El vigor de la semilla, junto al factor de germinación, determinan la capacidad de dicha semilla para generar plantas normales en condiciones adversas de siembra

Se aproxima la fecha de siembra de maíz en nuestra zona. El punto de inicio y principal jugador del partido es la semilla. Es fundamental tener garantizada una buena germinación e implantación de la semilla que ponemos en el suelo. Teniendo esto, tendremos asegurado ya en estas primeras fechas gran parte del rendimiento esperado del futuro cultivo

Cuando usted, empresario agrícola, compra un saco de semilla certificada, debe saber que la semilla que contiene esa bolsa ha pasado unos controles de calidad tales como germinación, pureza varietal, pureza específica y humedad.

Las normas de certificación oficiales exigen unos mínimos de calidad en los factores mencionados anteriormente.  Estos valores actúan como límite inferior, aunque en DuPont Pioneer vamos  más allá, analizando y estableciendo unos valores mínimos más altos que los requeridos en certificación y añadiendo un parámetro fundamental como es el vigor de la semilla, todo ello para para garantizar una mayor calidad en el producto que llega a sus manos.

Por germinación, se entiende la capacidad de la semilla para generar plantas normales en condiciones óptimas de siembra. Para ello se pone una muestra representativa de cada lote, durante 7 dias, en papel húmedo en una cámara de germinación que mantiene una humedad relativa del 90%, con luz artificial continua y una temperatura de 20-25⁰C.

El vigor de la semilla, junto al factor de germinación, determina la capacidad de dicha semilla para generar plantas normales en condiciones adversas de siembra.

Imágenes de análisis de germinación sobre papel

Imágenes de análisis de germinación sobre papel

Para ello, en laboratorio, se pone una muestra de semilla en una cámara frigorífica a 10⁰C, sobre un suelo saturado de agua y sin luz durante 7 días, (simulando una siembra con lluvias y temperaturas bajas) pasado este periodo de tiempo, la muestra se lleva a una cámara de germinación durante 3 días con 25⁰C de temperatura, luz y 90% de humedad ambiental.

En ambos casos, germinación y vigor, pasado el tiempo establecido, se hacen conteos de las plantas normales y ese es el valor que se estudia para ver la viabilidad del lote.

Imágenes de análisis de vigor

Imágenes de análisis de vigor

Como incluso con estos test que se le realizan a la semilla, las condiciones de campo pueden ser mucho más duras, ya que intervienen multitud de factores combinados, tales como tipos de tierra, temperaturas mucho más frías, lluvias muy copiosas, formación de costras, etc… en Pioneer no solo extremamos  el cuidado del análisis del vigor, sino que además garantizamos la viabilidad del cultivo con nuestro  Plan de Siembra Guiada que incluye un seguro de resiembra si la conjunción de condiciones climáticas adversas diera una menor densidad de plantas de la deseada.

Todo lo explicado anteriormente da al agricultor que confía en Pioneer, la garantía total de disposición de una semilla de excelente calidad que asegura un número de plantas óptimo para obtener el mayor beneficio de su cultivo. Para más información sobre este aspecto, o cualquier otro relacionado con el cultivo, no dude en contactar con su Asesor Agronómico Pioneer.

Autor: Servicio Agronómico de Pioneer.

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR