Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

El pedrisco, uno de los riesgos que más afecta a los cultivos herbáceos extensivos

En la campaña anterior, se recibieron declaraciones de siniestro correspondientes a 480.000 hectáreas de cultivos herbáceos, más de la mitad en Castilla y León

En los últimos años, la climatología española viene marcada por la gran variabilidad e intensidad con la que se producen los diferentes fenómenos meteorológicos.

Si bien es cierto que durante 2018 las lluvias han sido muy beneficiosas para el desarrollo de los cultivos, las tormentas acompañadas de pedrisco han causado importantes daños en las cosechas, teniendo en cuenta que este riesgo es uno de los que más influye en el desarrollo y la rentabilidad de las explotaciones agrarias.

Desde el inicio de la primavera hasta finales de año, los reiterados pedriscos afectaron a más de 671.000 hectáreas y provocaron daños por valor de 300 millones de euros en el conjunto de las producciones agrícolas; la cifra más alta de los últimos siete años.

Por cultivos, destacan los daños por pedrisco en herbáceos extensivos, en lo que se refiere a superficie siniestrada. Durante la pasada campaña, se recibieron declaraciones de siniestro correspondientes a 480.000 hectáreas, más de la mitad en Castilla y León, que registró siniestros en cerca de 258.000 hectáreas.

 El seguro agrario se consolida como la mejor herramienta de gestión de riesgos

En la cosecha 2018, la indemnización a nivel nacional en los cultivos herbáceos superó los 85 millones de euros –la mayor parte por pedrisco-, y Castilla y León concentró casi el 42% de esa compensación, con más de 35 millones.

Todo este contexto y la creciente incertidumbre que se plantea pone de manifiesto la importancia de contar con un seguro agrario.

Los agricultores todavía pueden asegurar su cosecha 2019, a través del módulo P del seguro de cultivos herbáceos extensivos, que cubre, entre otros, el riesgo de pedrisco en cereales de invierno y primavera, leguminosas, oleaginosas y arroz.

En total, para la cosecha 2018, se firmaron, a nivel nacional, casi 145.000 pólizas, que dieron cobertura a más de 6 millones de hectáreas y a una producción superior a los 18,5 millones de toneladas.

Desde Agroseguro, conscientes de las dificultades que provoca la elevada siniestralidad en los agricultores, se ha hecho un gran esfuerzo para realizar una planificación de las peritaciones lo más eficiente posible, así como para poder adelantar el pago de las compensaciones en la gran mayoría de los casos, con un plazo de indemnización entre los 30 y 40 días desde la recolección o desde el final de garantías.

En definitiva, el sistema de Seguros Agrarios Combinados es un pilar fundamental de la política agraria en España y una herramienta muy eficaz para la gestión de los riesgos no controlables por los productores que, además, tiene como objetivo garantizar la viabilidad económica de las explotaciones agrarias.

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR