Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Entrevista a Enrique Pascual, presidente del CRDO Ribera del Duero

“Estamos construyendo la base para seguir aumentando nuestras exportaciones”

Enrique Pascual García nació en Fuentelcésped (Burgos), el 20 de octubre de 1963. Como se desprende de la fecha y lugar de nacimiento, el futuro de Enrique Pascual estaba escrito desde el día en que nació, pues coincidió con el momento álgido de la campaña de vendimia de 1963 en la Ribera del Duero. La vitivinicultura y la Ribera del Duero son parte de su existencia y su trayectoria profesional.

Procede de una familia de viticultores de Fuentelcésped, propietarios de una bodega subterránea tradicional, de las típicas existentes en muchos municipios de Ribera del Duero. Precisamente ese fue el germen de la primera bodega con la que se inscribieron en los Registros del Consejo Regulador, coincidiendo con los primeros años de andadura de la Denominación de Origen. Más recientemente, a finales de la década de los 90, registraron una nueva instalación en el mismo municipio, manteniendo en la actualidad ambas. Los inicios fueron difíciles, pero apasionantes. Desde el cultivo de la uva, pasando por la elaboración y posterior venta de los vinos, eran tareas que debían abordar en el seno familiar.

Desde el proceso electoral que tuvo lugar en julio de 2013, ocupa la presidencia del Consejo Regulador de Ribera del Duero.

¿Cómo valora la pasada cosecha 2018 en la Denominación de Origen Ribera del Duero tanto a nivel cuantitativo como de calidad?

La vendimia se desarrolló de manera óptima. Fue larga pero ágil, dejando una uva sana, en un su punto exacto de maduración, que nos está permitiendo ya disfrutar de tintos y rosados de muy alta calidad. Lo primero que sorprende de los vinos de la cosecha 2018 es su expresiva y rica gama de colores que forma un conjunto muy atrayente desde un punto de vista visual. La nariz nos sitúa ya en estos momentos en vinos muy francos con un gran componente frutal. En boca encontramos vinos frescos, habiéndose logrado una  mayor  componente atlántica que en  otras  campañas  más  cálidas,  con  una  buena  acidez. Todo ese conjunto nos da sensación de equilibrio y frescor, así  como de sensaciones  frutales;  siempre  con  un  final  duradero  en  la degustación. En términos de volumen, alcanzamos los 125 millones de kilogramos de uva, la segunda mayor cosecha de su historia, lo que ha permitido a nuestras bodegas recuperar existencias, paliando parcialmente así los efectos de la escasa cosecha de 2017.

 ¿Qué objetivos se han marcado a corto plazo?

Nuestro objetivo principal es seguir siendo un referente de calidad para los consumidores, aumentar la presencia de vinos y bodegas en mercados internacionales y abrir nuevos caminos para llegar a nuevas generaciones.

 ¿Qué balance nos puede hacer del plan de promoción “Ribera Rueda Wines”?

Los resultados están siendo satisfactorios, porque hemos aumentado la presencia de los vinos de Ribera del Duero en  punto de venta y hemos ganado reconocimiento y posicionamiento entre los profesionales de sectores directamente vinculados al vino y entre los propios consumidores. Queda mucho trabajo por hacer, Estados Unidos es un mercado difícil, maduro y muy competitivo. No hay que tener prisa, lo importante es comunicar adecuadamente. Estamos construyendo la base para seguir aumentando nuestras exportaciones en el primer mercado consumidor del mundo.

 Ante el freno del consumo interno, ¿la única salida es seguir potenciando la exportación?

El posicionamiento internacional es una necesidad, es imprescindible. Estamos trabajando intensamente con planes promocionales en varios territorios para ganar mercados, porque ofrecemos un producto de alta calidad, muy competitivo en cuanto a precio, y cuando llegamos al consumidor siempre nos elige. Lo difícil es llegar y en eso nos esforzamos para seguir consolidando Ribera del Duero como esa zona referente de producción de calidad.

Sin embargo, creemos que aún existe potencial de crecimiento en el mercado nacional, sobre todo si tenemos en cuenta que aun siendo el primer productor mundial de vino, tenemos un consumo per cápita muy bajo. Fidelizar a los jóvenes consumidores, hacer del vino algo cercano, desmitificar la idea de que debes ser un experto para disfrutar el vino, potenciar el enoturismo como forma de potenciar la cultura del vino,… son sólo algunas de las herramientas con las que debemos trabajar para incrementar el consumo interno.

 ¿Qué medidas han estudiado para potenciar el consumo interno?

Nuestro objetivo en el mercado nacional es seguir llegando al nuevo consumidor, al consumidor joven. Y apostamos por acciones y actividades que hablan su mismo lenguaje. No es cierto que los jóvenes no estén interesados por el vino. Pero hay que ir a su territorio, presentarse con humildad, mostrarles que los vinos de Ribera del Duero no son complicados, que son puro disfrute. Lo hacemos bajo el lema #espirituribera y con acciones que son un referente, que han marcado un antes y un después en el sector, como el patrocinio de nuestro festival, Sonorama Ribera. Todo ello sin olvidar el excelente trabajo que está desarrollando la Ruta del Vino de Ribera del Duero para fidelizar y atraer nuevo público a través del enoturismo, potenciando la cultura del vino. Ribera del Duero es la tercera Denominación de Origen más visitada de España, 383.150 visitantes.

Sonorama-Ribera

Una imagen del festival Sonarama Ribera.

 ¿El precio de los vinos de calidad en el canal HORECA es un freno para que los jóvenes puedan acceder a ellos?

Ese el otro tópico que estamos rompiendo. El vino de Ribera del Duero no es caro, porque hay un vino adecuado al gusto y al bolsillo de cada consumidor entre las más de dos mil marcas que elaboran nuestras bodegas. En lo que trabajamos es llegar a ellos, en hablar el mismo lenguaje, en quitar los miedos y que se entienda que el vino no es complicado, que simplemente hay que disfrutarlo. Qué no requiere ningún conocimiento ni capacidad especial. Los hechos demuestran que los jóvenes disfrutan del buen vino. El precio no es el principal problema.

 Últimamente estamos entrando en una dinámica de sofisticación en el mundo del vino en el que cualquiera es un entendido. ¿Este “postureo” está alejando a los consumidores de lo que siempre ha sido el poder disfrutar de un buen Ribera con los amigos?

Hay que bajar de las nubes, hablar con sencillez y simplemente disfrutar del vino. Son las máximas del #espirituribera. Nosotros no creemos en elitismos ni postureos.

 A nivel del marketing, las bodegas han dado un gran salto cada vez eligiendo con cuidado aspectos como el nombre, las etiquetas, el Packaging o una historia asociada al vino. ¿Esta apuesta por diferenciarse y dotarse de una identidad propia es el camino?

Lo importante es, en todo caso, saber comunicar lo que uno es y lo que ofrece. Cada bodega lo hará cómo considere, sin perder la identidad, siendo ellos mismos. Hay que ser auténtico.

 ¿Desde la Ribera del Duero van a seguir apostando por La Tempranillo como la variedad estandarte de esta denominación?

Siempre.

 Esta el Consejo Regulador abierto a introducir nuevas variedades que puedan aportar a los vinos de ribera otros matices que les ayuden a diferenciarse en el mercado?

Siempre estamos abiertos a estudiar la introducción de nuevas variedades siempre y cuando sean autóctonas. Y contribuyan aumentar la calidad de nuestros vinos o a satisfacer la inquietud de búsqueda y creación de nuestros enólogos, pero sin olvidar quienes somos y donde estamos. Ribera siempre será Ribera.

 Esta usted de acuerdo en que se siga ampliando la superficie de viñedo en esta Denominación de Origen?. ¿Considera fundamental que desde la Consejería de Agricultura se sigan impulsando las ayuda para reestructuración y reconversión de viñedos

En la Denominación de Origen existe superficie suficiente apta para el cultivo de viñedo como para seguir creciendo. Sin embargo, la decisión de aumentar la superficie de plantación siempre deberá estar supeditada dos cuestiones claves. A un estudio que muestre que la demanda de nuestros vinos no ha dejado de aumentar, y que podemos crecer de manera sostenible y sosegada, sin presión en precios y sin perder la identidad de la Denominación de Origen. Y a un consenso de todo sector.

Enrique Pascual en la sede del consejo regulador

Enrique Pascual en la sede del Consejo Regulador.

Escrito por

Periodista especializado en información agraria. #Agricultura, #Ganadería y pizcas de social media. @enripalomo en Twitter. Narrando desde @EmpresaAgraria

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR