Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Crece el interés por los frutos secos en Castilla y León

Más de 650 agricultores de Castilla y León acudieron a una jornada en Valladolid organizada por Agromillora en colaboración con el ITACYL

El auditorio principal de la Feria de Valladolid acogió una jornada dedicada al cultivo de frutos secos en Castilla y León, organizada por Agromillora con la colaboración del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACYL).

Más de 650 agricultores de esta región, acudieron a conocer las características del cultivo y el manejo del almendro, el pistacho y el nogal, una alternativa a los cultivos tradicionales que cada vez tiene más presencia en Castilla y León. “La jornada ha sido un éxito, no solo por la gran existencia sino por el enorme interés que hay por los frutos secos entre los agricultores de Castilla y León. Todavía estamos lejos de las hectáreas de otras zonas de España, pero cada vez crecemos más y el que se haya llenado todo el auditorio es un claro síntoma”, explicó Benjamín Crespo, Responsable de la Zona Noroeste de Agromillora.

En esta jornada se comparó la forma de trabajo y las posibilidades que tiene España con respecto a California, una de las potencias mundiales. Analizando, si nuestro país tiene oportunidad de competir con este estado de Norte América. La respuesta de los expertos fue afirmativa debido a las posibilidades que ofrece el cultivo en superintensivo, dónde los costes son más reducidos, eficientes y por lo tanto más rentables.

Parte del equipo de Agromillora que participó en la jornada junto con Lucio Fernández

Parte del equipo de Agromillora que participó en la jornada junto con Lucio Fernández.

En la jornada se puso como ejemplo la evolución y resultados que empieza a tener la explotación propiedad de Bodegas Fariña en Toro (Zamora). Esta finca plantada hace tres años ha producido en su primera cosecha 1.300 kilos de pepita de almendro, un rendimiento más que interesante a unos precios que rondan entre los 5 y 5,50 euros por kilo. “El próximo año que estaremos en casi plena producción, nos quedaremos cerca de los 2.000 kilos de pepita de almendro, por lo que podríamos alcanzar los 10.000 euros por hectárea de beneficio con unos unos gastos de entre 2.000 y 2.500 euros la hectárea”, señaló Crespo.

Actualmente, los costes de producción del almendro en seto en superintensivo rondan los 1,50-1,60 euros por kilo en contraposición con los 2 euros kilos que supone en tradicional.

En esta jornada de Agromillora también se abordó el cultivo del pistacho. Sobre esta alternativa se incidió en que, aunque hay que aguantar entre 6 y 7 años para poder cosechar ya que es cuando entra en producción, el pistacho sigue ofreciendo un precio muy estable. En los últimos 15 años el precio medio de este fruto seco se ha situado en 10 euros/kilo.

Sobre este cultivo habló Jose Maria Rey Mambrilla, presidente de la Asociación de Productores de Pistacho de Castilla y León, ASPROPICYL. Este productor vallisoletano comentó que uno de los aspectos fundamentales en el cultivo del pistacho es el suelo. Lo idóneo son suelos básicos. “Es lo que mejor le viene, con un ph por encima de 7. Hay excepciones, pero por regla general, este árbol requiere de suelos básicos, no ácidos” señaló.

 Rey Mambrilla destacó que el lugar donde vamos a plantar los pistachos es una de las elecciones más determinantes y que normalmente las parcelas donde es menos aconsejable son las vegas. “Son zonas más frías y las heladas se suelen anclar. La humedad relativa le viene muy mal a este cultivo, necesita la humedad en el suelo, altura y aireación para una mejor floración y cuajado”, aconsejó.

El presidente de ASPROPICYL comentó que otro punto a tener en cuenta para conseguir el éxito en el cultivo del pistacho es la preparación del terreno y que un profundo subsolado ayuda a la planta a un mejor enraizamiento. “Facilitamos que la raíz penetre más fácilmente y al final es una carretera de doble sentido, lo que ganamos por abajo repercute luego por arriba al árbol”.

Este productor de pistacho explicó finalmente que la poda es otro de los aspectos capitales en el cultivo del pistacho porque de ella depende la futura formación del árbol. “Si está bien realizada obtendremos un árbol bien formado y preparado para la vibración. Así conseguiremos facilitar que los pistachos caigan en el paragua en la recogida”.

En esta jornada también se incidió en las posibilidades que ofrece el nogal y los avellanos. Estos últimos, indicados para zonas frías, pero más húmedas. “La ventaja que tenemos es que, si no podemos introducir pistacho, podemos cultivar almendros y en donde no está indicado para el almendro podemos meter avellanos ya que estos resisten el frío pero también las humedades relativas que el resto de arboles no soportan”, señaló Benjamín Crespo.

Los responsables de Agromillora comentaron, para cerrar la jornada, que tanto esta empresa, como desde ITACYL, están muy implicados en buscar cada vez más alternativas rentables a los agricultores para mejorar la cuenta de resultados de sus explotaciones. Alternativas como los frutos secos que ofrecen cultivos profesionalizados, estables y con futuro.

Jose Maria Rey Mambrilla de ASPROPICYL junto con Miguel Ángel Gutiérrez Gerente en Nueces Valnut

Jose Maria Rey Mambrilla de ASPROPICYL junto con Miguel Ángel Gutiérrez, Gerente en Nueces Valnut.

Escrito por

Periodista especializado en información agraria. #Agricultura, #Ganadería y pizcas de social media. @enripalomo en Twitter. Narrando desde @EmpresaAgraria

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR