Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Las exportaciones del sector agroalimentario de Castilla y León crecen un 6,5%

El Observatorio Cajamar del Sector Agroalimentario analiza las características y principales indicadores en cada comunidad autónoma, desde la evolución en el valor añadido, el empleo, las exportaciones, la productividad y la competitividad, hasta el consumo, el precio de la cesta de la compra o la inversión en I+D.

  • El sector agroalimentario de Castilla y León ha demostrado su fortaleza exportadora también durante el coronavirus, ya que las ventas al exterior crecieron un 4,9 % durante 2020, lo que ha supuesto un mejor comportamiento frente al 4,3 % registrado por el sector a nivel nacional.
  • La buena evolución de las exportaciones del sector contrasta con la caída generalizada del total de las exportaciones de bienes en el mismo periodo, situada en el -10,2 % para la media española, y en una más acusada caída, -14,7 %, en el caso de la comunidad castellanoleonesa.
  • Según los datos del Observatorio de Cajamar, el sector agroalimentario de Castilla y León, incluyendo la distribución, contribuyó con 6.711 millones de euros en 2019 a la economía regional, el 12,4 % del valor añadido bruto (VAB), y generó 150.348 empleos, el 15,2 % del total. Se observa que el VAB agroalimentario regional apenas varió frente al ligero repunte del 0,5 % nacional, mientras que la mejora en el empleo fue del 1,9 %, superior al 1,1 % del obtenido a nivel estatal.
  • Promovido y editado por Cajamar con la colaboración del Ivie, este informe sobre el sector agroalimentario ha sido dirigido por Joaquín Maudos y realizado en coautoría con Jimena Salamanca

 

El sector agroalimentario de Castilla y León es el sexto más importante de España. Con un peso en la economía de 6.711 millones de euros en 2019, representa el 6,6 % del VAB agroalimentario del país (incluidos el sector primario, la industria de transformación y la distribución) y el 12,4 % de la economía castellanoleonesa. Además, da empleo al 15,2 % (150.348 personas) del total de ocupados en la comunidad autónoma. Es un sector que se caracteriza por su perfil industrial, ya que la industria alimentaria aporta el 42,8 % del VAB del sector.

El VAB y el empleo han diferido algo en sus comportamientos en 2019, tal y como se recoge en el Observatorio Cajamar sobre el sector agroalimentario, un informe que ha elaborado el director adjunto del Ivie y catedrático de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos, en colaboración con la economista también del Instituto Jimena Salamanca. El peso del sector agroalimentario de Castilla y León en el valor añadido bruto (VAB) apenas cayó un 0,04 %, a la vez que el empleo experimentó un repunte del 1,9 %. Es decir, un mejor comportamiento que en el conjunto del sector a nivel nacional en empleo (1,1 %), y ligeramente peor en VAB (0,5 %).

La dimensión del sector agroalimentario de Castilla y León le permite ser la primera productora de cereales y de ganado bovino en nuestro país, así como la segunda proveedora más importante de leche. El principal producto castellanoleonés es el ganado porcino. Con 2.307 millones de euros en ventas al exterior de productos agroalimentarios en 2019, la comunidad se sitúa en séptimo lugar en el ranking de las exportaciones del sector agro de España. La llegada del COVID-19 ha impulsado la actividad exportadora, ya que en 2020 las exportaciones agroalimentarias de la región interior aumentaron un 4,9 %, un crecimiento que mejora el 4,3 % registrado de media nacional. Además, esa evolución positiva contrasta fuertemente con la importante caída del 14,7 % en el total de las exportaciones de bienes de Castilla y León en el mismo periodo y del 10,2% para el conjunto del país.

Castilla y León ha generado un superávit comercial de 1.062 millones de euros. Portugal, seguida de Francia, son los principales destinos de los productos de la región. El producto más exportado por la comunidad es la carne y los despojos comestibles.

Otros datos del Observatorio

Castilla y León cuenta con 3.073 compañías industriales agroalimentarias que suponen el 10 % del total de España y la posicionan como la tercera comunidad autónoma con mayor tejido empresarial del sector. Estas empresas son principalmente microempresas (57,1 %), así como sin asalariados (25,4 %). Castilla y León ocupa la octava posición en el ranking regional de competitividad del sector agroalimentario. Al no incluir la comercialización, su competitividad se deteriora hasta situarse en el puesto doce del ranking. Esta variable se mide como los costes laborales por unidad de producto obtenido.

Respecto al gasto per cápita que realizan los hogares castellanoleoneses en alimentos, en 2019 se cifró en 1.569 euros por persona, un 4,1 % por encima de la media nacional, que alcanza los 1.507 euros. El peso en la cesta de la compra de los alimentos y bebidas ha sido algo superior para las familias de Castilla y León que para el conjunto del país (22,1 % frente a 20,3%).

La actividad en I+D del sector agroalimentario contribuye con el 9,9 % a la inversión en I+D del sector en España, el cuarto más importante de entre todas las comunidades. Cataluña, Andalucía y Murcia lideran la innovación, ya que juntas suponen el 55,8 % del total de la inversión en I+D del sector en España.

Crisis COVID-19 en el sector

La crisis de la Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia que ha tenido el sector agroalimentario español y su carácter de sector estratégico para garantizar el abastecimiento de productos alimenticios. Si bien no ha sido inmune a la crisis, el impacto ha sido mucho más reducido en el caso de la industria de los alimentos, aunque no así en la de bebidas.

Algunos datos para el conjunto del sector en España demuestran esa mejor situación durante la crisis. En primer lugar, el sector primario ha tenido un comportamiento global positivo, con una mejora del valor añadido bruto generado del 4,7 %. El índice de la cifra de negocio de la industria de la alimentación ha caído un -2% de enero a noviembre de 2020 respecto a los mismos once meses de 2019, lo que contrasta con una caída del -12,5% en el total de la industria española. No obstante, en el caso de la industria de las bebidas, la caída ha sido más acusada, del -15,5%. Por otro lado, el IPI (índice de producción industrial) en la alimentación ha caído en 2020 un -4,8%, muy por debajo de la caída del -10,3% del total de la industria. No obstante, de nuevo, en la fabricación de bebidas el impacto de la crisis ha sido acusada (-11,6%).

En el caso del comercio, el índice de la cifra de negocio ha aumentado en 2020 un 0,2% en alimentos, frente a una caída del -7,1% en el comercio en su conjunto. Por último, las exportaciones del sector han aumentado en 2020 un 4,3%, frente a una caída del -10,2% en el total de bienes de la economía. Son por tanto cifras que hablan por sí solas y que muestran la resiliencia del sector.

Publicación completa disponible en https://www.plataformatierra.es/detalle/libro/observatorio-sector-agroalimentario-2019

 

 

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR