Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

La estrategia europea de la granja a la mesa y la nueva PAC

Este plan persigue convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050

 

Por Autor: José Ignacio Velasco Calvo. Ingeniero Agrónomo. Secretario Técnico del COIACLC.

La Estrategia «de la granja a la mesa» es un elemento esencial del llamado Pacto Verde Europeo que establece la manera de convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro de aquí a 2050.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve la importancia de un sistema alimentario sólido y resiliente que funcione en todas las circunstancias, y sea capaz de garantizar a los ciudadanos el acceso a un suministro suficiente de alimentos a precios asequibles.

Vamos a tratar de resumir el contenido de esta estrategia para juzgar de qué forma puede afectar al sector agrario de Castilla y León. Para ello es imprescindible abordar uno de los objetivos más significativos: garantizar una producción alimentaria sostenible (con un impacto medioambiental neutro o sostenible) y las propuestas que se establecen para lograrlo:

Las prácticas agrícolas que eliminan el CO2 de la atmósfera contribuyen al objetivo de neutralidad climática y deben ser recompensadas, ya sea mediante la Política Agrícola Común o con otras iniciativas públicas o privadas. Esto supondrá, sin duda, un nuevo giro ambiental en el nuevo período de la PAC.

Potenciar la economía circular, la eficiencia energética de las explotaciones agrarias y el uso de energías renovables en ellas. La gestión y valorización de los estiércoles es uno de los pilares de esta propuesta tan ambiciosa.

– La Comisión tomará medidas adicionales para reducir en un 50 %, el uso y los riesgos globales de los plaguicidas, lo que obliga a ahondar en la aplicación de la Gestión Integrada de Plagas y al uso de métodos alternativos de control. Supone un límite muy significativo y difícil de cumplir si no se dota al agricultor de herramientas efectivas y sin una formación adecuada de los técnicos asesores de explotaciones.

– La Comisión actuará para aminorar las pérdidas de nutrientes en un 50 % como mínimo, garantizando al mismo tiempo que no se deteriore la fertilidad del suelo, lo que reducirá el uso de fertilizantes en al menos un 20 % de aquí a 2030. Este cambio supone un giro en la concepción del suelo más como un ente vivo y en evolución frente al actual de mero soporte físico del crecimiento de los vegetales.

Alcanzar el objetivo de que al menos el 25 % de las tierras agrícolas de la UE se utilicen en agricultura ecológica de aquí a 2030. Esta propuesta necesita, como las anteriores, un gran apoyo económico y formativo de todos los sectores implicados: productor, industria y consumidor.

– Para ayudar a reducir el impacto medioambiental y climático de la producción animal, evitando fugas de carbono mediante importaciones y apoyando la transición en curso hacia una ganadería más sostenible: Igualmente, la Comisión facilitará la introducción en el mercado de aditivos sostenibles e innovadores para piensos, fomentará el uso de proteínas vegetales cultivadas en la UE, así como de materias primas alternativas. Otra ambiciosa propuesta que necesita tanto del I+D+i como de compensaciones a los agricultores e industrias que apuesten por la producción de esas materias alternativas.

– La Comisión revisará la legislación en materia de bienestar animal relativa al transporte y al sacrificio de los mismos, y se reducirá el uso de antimicrobianos. En este caso la opinión pública ya ha marcado las pautas y se está avanzando desde los subsectores ganaderos con un alto nivel de compromiso.

– Fomentar las medidas de vigilancia y control para proteger mejor los vegetales contra plagas y enfermedades emergentes, así como para impulsar la innovación en la lucha contra las mismas. Las acciones tanto legislativas como agronómicas de esta propuesta están en línea con las planteadas con motivo de la celebración del año internacional de la sanidad vegetal.

Quizá el mejor resumen lo ofrece el propio documento sobre La nueva PAC, propuesta por la Comisión en junio de 2018, que “tiene por objeto ayudar a los agricultores a mejorar su rendimiento medioambiental y climático gracias a un modelo más orientado a los resultados, un mejor uso de los datos y análisis, mejores normas medioambientales obligatorias, nuevas medidas voluntarias y un mayor énfasis en la inversión en tecnologías y prácticas ecológicas y digitales. También tiene por finalidad garantizar una renta digna que les permita atender a sus familias y resistir crisis de todo tipo.”

Más información: https://ec.europa.eu/info/law/better-regulation/have-your-say/initiatives/12183-Farm-to-Fork-Strategy 

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR