Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Entrevista a Enrique Pascual, presidente de la Denominación de Origen Ribera del Duero

“Queremos seguir posicionándonos como la gran alternativa para el consumidor español”

¿Su reelección es un voto de confianza a la labor realizada estos años al frente del Consejo?

Es un orgullo, gran motivo de satisfacción, porque me trasmite el cariño de mis compañeros, de la gran familia de Ribera del Duero. Aunque no niego que también supone un nuevo reto, seguir al frente de una DO de tal prestigio y trabajar por y para seguir cumpliendo objetivos y ser la voz de todos.

¿De que se siente más orgulloso de su último mandato?

Siento que he logrado satisfacer las principales demandas del sector, bajo el principio del diálogo logrando tomar decisiones de forma consensuada entre todos los intereses representados en el Pleno del Consejo Regulador. Hemos evolucionado con conciencia y sin perder nuestra identidad, se han aprobado los vinos blancos de Ribera del Duero, y a nivel técnico y burocrático se han dado pasos para facilitar y simplificar el trabajo de los profesionales.

¿Va a seguir una línea continuista o esta segunda etapa va a suponer un cambio con respecto a la primera?

No hay grandes cambios ni cambios radicales. Ribera del Duero es lo que es, un universo con muchas personalidades, inquietudes y actitudes creativas. Mundos que unidos forman un todo absolutamente único. Y con un objetivo común: cuidar nuestro patrimonio natural y elaborar los mejores vinos del mundo. Seguiremos avanzando en cuestiones burocráticas, seguiremos implementando las medidas que hagan más sencillo el día a día de nuestros bodegueros y viticultores. Continuaremos con la promoción nacional e internacional de nuestros vinos. Pero sin perder el norte, sin dejar de ser lo que somos, y con el objetivo de que Ribera del Duero sea conocida a nivel internacional como una de las denominaciones de origen más prestigiosas gracias a la calidad de sus vinos.

¿Qué objetivos se ha marcado para los próximos años?

Queremos seguir posicionándonos como la gran alternativa para el consumidor español. Acercarnos al público más joven, demostrar que el vino de Ribera del Duero no entiende de fronteras. Trabajaremos para estar presentes en más mercados internacionales.

¿Cómo es la relación de viticultores y bodegas en la Ribera del Duero?

Es una relación de hermanos, de familia. Con objetivos comunes.

¿En Ribera del Duero han pasado ya lo peor de la pandemia y han vuelto a cifras de antes de la irrupción del covid 19?

Ribera del Duero está viviendo un momento excelente. La pandemia y el cierre de la hostelería que trajo consigo tuvo consecuencias, lógicamente. Pero por fortuna la recuperación fue inmediata. En parte por el gran trabajo de nuestras bodegas, que buscaron otros caminos para estar cerca del consumidor. También porque el prestigio de la marca de calidad es garantía de éxito.

Ribera del Duero está presente en más de cien países. Esta denominación ha aumentado su posicionamiento internacional de manera notable pero todavía queda camino por recorrer. ¿Es uno de los grandes desafíos?

Por supuesto, nuestra meta será siempre estar en cualquier rincón del planeta. Y por eso el Consejo Regulador desarrolla campañas promocionales con el objetivo de aumentar el posicionamiento de la marca.

Este año cumplen 40 años desde su fundación. ¿Qué significa para Ribera del Duero este hito?

Un gran motivo de celebración, de unión y de orgullo. Ribera del Duero nació por iniciativa de viticultores y bodegueros. Aquellos fundadores siempre fueron conscientes del potencial de la tinta del país, del valor del viñedo, de las posibilidades de futuro de nuestros vinos. Hoy somos un absoluto referente. Estamos muy orgullosos de haber llegado hasta aquí, de cumplir cuarenta años siendo auténticos, únicos e igual de exigentes. Lo vamos a celebrar por todo lo alto, con nuestra gente, con quienes han hecho grande esta Denominación de Origen que tanto ha aportado a Castilla y León.

Cada vez más expertos señalan que Ribera del Duero vive un momento histórico apoyado en su diversidad y versatilidad. Una etapa excitante, impulsada por nuevas generaciones de productores que recoge bajo un mismo sello muchos estilos y tendencias. ¿Es una nueva etapa de oro?

Es una etapa de entusiasmo, de continua evolución, de grandes satisfacciones. Las nuevas generaciones están demostrando un respeto absoluto a sus mayores y están haciendo un trabajo que recibe ovaciones internacionales. En el campo, los jóvenes viticultores están siendo un referente absoluto de artesanía y ecología. Y en bodega, nuestros enólogos no dejan de sorprender con vinos que son reflejo de las mil personalidades de esta tierra. El Espíritu Ribera lo inunda todo, es una forma de vida, vivimos el vino. Estamos presentes en los grandes brindis que tienen lugar en estos días. Aunque también somos conscientes de que 40 años es muy poco tiempo en el mundo del vino y de que aún somos unos “adolescentes”. De hecho, sólo estamos presenciando el potencial que puede llegar a alcanzar nuestra denominación de origen. Y es que lo mejor está por venir.

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR