Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Entrevista a Carmen San Martín, presidenta del C.R.D.O. Rueda

“Rueda es un valor seguro para el consumidor”

 

¿Cómo valora la pasada cosecha en la Denominación de Origen Rueda tanto a nivel cuantitativo como cualitativamente?

A nivel cuantitativo, señalar que esta cosecha 2017 es de un estado sanitario excelente y con un 23% de disminución sobre el año anterior, debida principalmente a la sequía, a las heladas tardías y el granizo.  En cuanto a lo cualitativo, los vinos son de una gran intensidad en boca, muy persistentes y una nariz de potencia media, con graduaciones de entre 13 y 13,5º haciendo que sean largos, intensos, muy estructurados, con sensaciones largas con recuerdos a frutas verdes que persisten y que llenan la boca de frescura. Con un lento envejecimiento dadas las condiciones de graduación registradas, que alargarán la vida de los vinos, consiguiendo que las características de la variedad vayan madurando y redondeando a medida que pase el tiempo, de forma que los vinos se irán mostrando más intensos, largos y frescos.

¿Qué va a suponer para Rueda que, por segunda vez en su historia, esta denominación haya conseguido la calificación de Excelente en su cosecha?

Podemos estar muy orgullosos de esta cosecha 2017. El Consejo siempre ha sido muy exigente para conceder esta calificación, por lo que considero que es un hecho muy relevante. Ahora esperamos que despierte interés entre los consumidores y contribuya a continuar con el reconocimiento de la calidad de los vinos de Rueda y seguir dando más valor a la zona.

¿La drástica reducción de la cosecha de 2017 puede poner en peligro el incremento de ventas continuado que viene experimentando Rueda?

 Evidentemente no se va a poder llegar a las cifras de los años anteriores, y menos aún continuar con esa escalada ascendente de las últimas añadas.  Pero entendemos que Rueda es un valor seguro para el consumidor, como ya ha demostrado en los últimos años, por lo que este es un hecho circunstancial y que se recuperará el crecimiento en cuanto se recupere la producción.

 Es previsible que en los puntos de venta que Rueda no pueda estar debido al recorte en la producción de 2017, ese puesto lo ocupen otras denominaciones con mayor volumen de producción a las que le ha afectado menos la menor vendimia de 2017. ¿Cree que costará recuperar la cuota de mercado que Rueda puede perder por tener menos producción este año?

Es posible que en algunos mercados nos veamos sustituidos por vinos de otras zonas, bien por escasez, bien por precio. La diferencia en precio ya existía, y en mi opinión es una batalla perdida frente a zonas con producciones por hectárea elevadísimas, y en cuanto a la escasez es una situación puntual de una añada, con lo que Rueda debe seguir apostando por la calidad de sus vinos para no perder cuota en esos mercados que sí la valoran.

¿Qué opinión le merece el actual ritmo de incorporación tanto de nuevas plantaciones como de viñas que ya se plantado hace poco tiempo y están entrando en plena producción?  

Está claro que este crecimiento va a suponer un reto para la capacidad comercializadora de nuestras bodegas y también hay que destacar que gracias a la incorporación de esas nuevas hectáreas se ha paliado la merma de la producción ocasionada por la sequía y la helada en esta última cosecha, aliviando la situación de muchas bodegas y viticultores.

¿El continuo desembarco de bodegas que está experimentando la Denominación de Origen Rueda año tras año es positivo?

Totalmente positivo, es un indicador clarísimo de que Rueda está de moda y hay muchas bodegas que quieren estar en Rueda y tener vinos de Rueda. ¿Por qué? Porque la combinación de la uva autóctona, la verdejo, junto con Rueda y sus condiciones climatológicas, el suelo y la experiencia de muchas familias dedicadas a este sector desde muchísimos años, la hacen única. Para los bodegueros locales es un orgullo que ahora todo el mundo se fije en Rueda, porque eso deja claro que el trabajo realizado por todos para poner en valor nuestra uva y nuestra tierra ha sido magnífico.

Ahora lo más importante es que los locales, los que han llegado y los que están llegando, contribuyan todos juntos al crecimiento de la Denominación.

Cree usted que la llegada de esta nuevas bodegas va posibilitar que Rueda este presente en más mercados y se asiente en otros que hasta ahora tenía menor presencia?

Desde luego que sí. Algunas de las nuevas bodegas que se han incorporado proceden de otras Denominaciones de Origen con una larga trayectoria y fuertes redes de comercialización y exportación, y como decía anteriormente, junto con las bodegas tradicionales de la zona contribuyen al crecimiento y mayor conocimiento de los vinos de Rueda.

La merma de la producción ha elevado el precio de la uva que percibe el viticultor. ¿Esta buena noticia para el productor puede lastrar la competitividad de las bodegas cuando pongan el vino de esta cosecha en el mercado?

 Es posible que eso suceda en los mercados y clientes más sensibles al precio, en los que no se preste tanta atención a la calidad o a la marca; pero lo que también es cierto es que ha habido escasez de producciones y subidas de precios en varias zonas vitícolas, también de otros países productores, lo que lleva a mantener en cierto sentido el statu quo. La competitividad sí se hubiera visto mucho más afectada si esa merma de producciones exclusivamente se hubiera dado en Rueda.

 ¿A nivel nacional cuales son las principales comunidades que demandan los vinos de Rueda?

Madrid, País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Andalucía, Comunidad Valenciana, cada vez más en Cataluña. Es más difícil entrar en las regiones productoras, pero es verdad que poco a poco se está consiguiendo conquistar nuevos nichos de mercado.

¿Y a nivel internacional, cuales son los principales países que compran los vinos de Rueda?

Alemania, Países Bajos, Suiza, Bélgica (la parte flamenca, sobre todo), Reino Unido y USA. Después están otros mercados como Japón, Canadá, Rusia, México… En total los vinos de Rueda llegan a casi 100 mercados exteriores, aunque es verdad que tenemos mucho que ganar todavía.

¿Tenemos algún país donde ustedes todavía no hayan entrado lo suficiente y se hayan propuesto conquistar?

Queda mucho camino por recorrer y las apuestas más firmes en estos momentos son EEUU y China. Y también creemos que tenemos gran potencial en Rusia, Japón y México. En total, estamos realizando acciones promocionales en 21 países. El objetivo es claro: hay muchos países en los que tenemos que mantener nuestra presencia porque son los más importantes en cuanto a nuestros volúmenes de venta actuales y otros que tenemos “bajo vigilancia”, porque en cualquier momento pueden ser nuevos objetivos de interés para los vinos de Rueda.

Es un orgullo que ahora todo el mundo se fije en Rueda

Los consumidores demandan calidad y diferenciación. En esta línea las bodegas apuestan más por vinos novedosos como los vinos frizzantes, sin alcohol, con otros colores, ecológicos, etc.  ¿Ante esta tendencia, la Denominación de Origen se podría plantear la admisión de nuevas variedades blancas como por ejemplo el Godello?

Este es justamente el debate en el que se encuentra el sector, pero también es importante no perder de vista la esencia de lo que es Rueda y lo que le ha hecho triunfar entre los consumidores, que es la Verdejo. En el Consejo Regulador estamos trabajando en la actualidad en que nuestras normas se adapten a la realidad tan cambiante del sector, y sobre todo a lo que nos van pidiendo los consumidores.

La admisión de nuevas variedades necesitan de una vinculación histórica previa en la DO Rueda que tiene que demostrarse a la Administración. Es por eso que los trámites son complejos.

En cualquier caso se trata de adaptarse a las exigencias del consumidor. Cada vez nos están pidiendo más elaboraciones diferentes. Ya aprecian el vino blanco de Rueda y ahora quieren profundizar, encontrar vinos con cada vez más complejos. Y ahí por supuesto están nuestras bodegas, que están haciendo un esfuerzo importante con inversiones que incorporan nuevos elementos en el proceso de elaboración: huevos de hormigón, fudres y barricas de roble de diferente tamaño, tinos…

¿La potenciación de los vinos tintos de Rueda es una batalla perdida?

No lo creo. Experimentan un reciente auge, aunque la identificación de Rueda con los vinos blancos es muy fuerte y responde a la realidad actual del viñedo que hay en la zona.

 Hay un debate si seria conveniente bajar la producción por hectárea para conseguir una mayor calidad. ¿cuál es su opinión?

La limitación actual de 10.000 kilos tiene la demostración empírica de la añada 2016, que siendo abundante obtuvo unos vinos muy buenos. En busca de la calidad no sólo hay que tener en cuenta la producción, si no una combinación de factores como la ausencia de enfermedades, la edad del viñedo, el suelo, el clima, etc.… y cómo no, también la vinificación.

 Los vinos de Rueda están asociados a una imagen de calidad y una franja de precio medio-medio alto. La llegada de grandes bodegas con elevadas producciones puede afectar a la calidad de los vinos de Rueda y que estos pasen a moverse en una franja medio-medio baja.

En todas las zonas vinícolas conviven los dos modelos de negocio sin ningún problema. Ambos modelos son necesarios, pues después será la marca de la bodega, el canal al que se dirija, etc… el que sitúe esos vinos en las distintas franjas de precios. No todo el mundo puede permitirse vinos a los mismos precios.

En años de producciones altas hay voces que reclaman un mayor control por parte de los veedores para mantener las producciones legales. ¿Qué opina de este asunto?

Los controles deben estar siempre, tanto los años de producciones altas como los de escasas. En Rueda hay un veedor presente en el 100% de las descargas en bodega, tenemos inspecciones en campo, vendimias controladas, expedientes de descalificación cuando se detectan excesos, el 100% de las bodegas son aforadas… las normas están para cumplirse.

Rueda es la denominación de origen de moda en España, ¿qué actividades e iniciativas van a seguir poniendo en marcha para seguir manteniendo este idilio con el consumidor?

Se busca una comunicación cercana a nuestros consumidores, campañas dirigidas a los segmentos de población donde mejor funcionan nuestros vinos, como es por ejemplo la campaña realizada con motivo del día de la mujer “Sé Feliz, No perfecta”. También se está realizando un esfuerzo importante en la difusión de nuestras elaboraciones especiales, no tan conocidas por el gran público y que resultan muy atractivas.

Otra de las actividades que seguiremos poniendo en marcha este año es la tercera edición del festival de cortometrajes Rueda con Rueda. Esta es una magnífica oportunidad para descubrir nuevos talentos jóvenes y también para que nuestro vino y nuestras bodegas tengan presencia en el séptimo arte. Cada vez hay más bodegas que se suman a este proyecto del que estamos especialmente orgullosos.

Cómo viticultora, qué le parece que la Consejería de Agricultura no haya sacado las ayudas de reconversión y reestructuración de viñedo para 2018. ¿Cómo está afectando a los viticultores y a sus inversiones de futuro?

Entiendo que en algunos casos estará retrasando las inversiones, o incluso imposibilitándolas por completo y trastocando muchos planes, pero en mi opinión las inversiones, de cualquier tipo, no se deben de hacer únicamente motivadas por la concesión de una subvención o ayuda, sino por la viabilidad de la misma o su oportunidad por cualquier otra razón, con lo que otros continuarán con el proyecto con o sin ellas.

CARMEN SAN MARTIN EN LA D.O. Rueda

 

Escrito por

Periodista especializado en información agraria. #Agricultura, #Ganadería y pizcas de social media. @enripalomo en Twitter. Narrando desde @EmpresaAgraria

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR