Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Citroën C3: moderno, urbano y seguro

El C3 cuenta también con importantes galardones que lo definen como el mejor turismo urbano del momento

Las cifras de ventas del Citroën C3 demuestran la buena aceptación de un modelo que destaca por su estética coqueta y desenfadada, así como por una abundante dotación de ayudas a la conducción y un equipamiento novedoso que incluye la primicia mundial de la ConnectedCAM.

El C3 cuenta también con importantes galardones que lo definen como el mejor turismo urbano del momento. Estos premios demuestran que es el vehículo perfecto para moverse por las grandes ciudades, ya que sus consumos y sus dimensiones, junto con la conectividad, la tecnología y los sistemas de seguridad que incorpora, lo convierten en el compañero ideal con el que recorrer cualquier urbe.

En cuanto a su apariencia exterior, el Citroën C3 pasa por el filtro de la crossoverización. Como resultado tenemos un frontal elevado, unas ópticas delanteras divididas, una cintura alta, una caída de techo menos envolvente que en generaciones previas y un aspecto final que juega con los tonos con el mismo desenfado que el Cactús. Naturalmente, admite grandes posibilidades de personalización que comienzan por el acabado bitono con tres colores diferentes de techo, junto al toque de color en los antinieblas, las carcasas de los retrovisores, el lateral trasero y los airbumps característicos de Citroën.

En el interior están disponibles cuatro ambientes que permiten combinar los guarnecidos específicos de los asientos con el acabado del salpicadero. El propósito final es que el usuario sienta que el habitáculo, acogedor y contemporáneo, es una extensión de su propia casa, un lugar donde sentirse bien, relajado y seguro. En 3,99 metros de longitud, el nuevo Citroën C3 logra ofrecer cinco plazas aptas para adultos y un maletero generoso de 300 litros, de los mayores entre los utilitarios.

Para que esto último no sea solo una percepción sino una realidad, Citroën ha dotado al C3 de un extenso equipamiento volcado tanto en la seguridad como en una conducción descargada de tareas. El coche puede disponer de cámara de visión trasera, ayuda para el arranque en pendiente y tecnología Mirror Screen que conecta el smartphone y lo duplica en la pantalla central del vehículo, además de navegación que puede controlarse tanto por voz como a través de la pantalla táctil de 7 pulgadas que preside el salpicadero.

Hay que sumar a estos dispositivos la alerta por cambio involuntario de carril, el sistema de vigilancia de ángulo muerto y el indicador de descanso recomendado, que alerta al conductor de que lleva dos horas seguidas al volante circulando a más de 70 km/h y, en caso de que éste no se detenga, sigue avisándole cada hora suplementaria de viaje.

En el interior están disponibles cuatro ambientes que permiten combinar los guarnecidos

En el interior están disponibles cuatro ambientes que permiten combinar los guarnecidos.

En lo relativo a motores disponibles, el C3 ofrece opciones de gasolina PureTech de 68, 82 y 110 caballos, y diésel BlueHDi de 75 y 100 caballos. Todos llevan un cambio manual de cinco velocidades, pero el motor de gasolina de 110 caballos puede asociarse también a la caja automática EAT6, de seis marchas.

Se ha mejorado la insonorización de la cabina y la dirección. Además, la suspensión recoge un compromiso más acertado entre estabilidad y confort, porque filtra con mayor suavidad y, al mismo tiempo, admite un manejo más dinámico en zonas viradas. La distancia entre ejes es superior, una característica que potencia el aplomo, y el eje delantero presenta mayor anchura, lo que por su parte incrementa la direccionalidad y reduce la tendencia del vehículo a deslizarse de delante al forzar los apoyos.

Otro elemento que sin duda innovador es la cámara que incorpora el C3. Se denomina ConnectedCAM, es una dashcam y, como tal, sirve para obtener imágenes, tanto en foto como en vídeo, de lo que sucede frente al vehículo mientras vamos conduciendo.

Junto con la cámara, debemos descargarnos una aplicación específica (disponible para Android y para iPhone) con la que gestionaremos las imágenes que tomemos con la cámara. Mejor dicho, la cámara va tomando imágenes, pero las va borrando cada 30 minutos. Lo que ocurre es que si presionamos un botón tomaremos una foto (o un vídeo, si realizamos una pulsación larga sobre el botón) que no se borra, sino que pasa vía WiFi a la app del móvil. Además, si el coche desacelera de forma brusca se salvan los últimos 90 segundos de imágenes. Por si acaso.

La aplicación resulta muy intuitiva. De hecho, su interfaz es más sencilla que el mecanismo de una peonza. Cuando el móvil está vinculado con la cámara, se muestran las imágenes que hemos tomado durante la marcha. A partir de ahí, las fotos quedan descargadas automáticamente en el teléfono, mientras que los vídeos hay que descargarlos expresamente, y siempre y cuando estemos a bordo. La misma aplicación permite subir los contenidos a redes sociales.

En definitiva, el Citroën C3 es un coche para alguien que quiere estar a la moda, a la última y sobre todo, quiere ser diferente al resto. El segmento B del mercado automovilístico necesitaba un toque fresco, y Citroën ha sido, de nuevo, la marca encargada de darlo en bandeja. Es el lanzamiento más llamativo de los últimos años y teniendo en cuenta que está a la última en conectividad, es una opción a tener muy en cuenta.

Escrito por

Periodista del Motor.

No comments

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR