Bienvenido a la revista digital de Empresa Agraria
 

Azucarera amplía su oferta de contratación para adaptarse mejor a sus agricultores

Como novedad para esta Campaña 21-22, esta empresa propone un nuevo modelo de contrato

Azucarera, a pocos días del inicio de la siembra de remolacha para la campaña 2021-22, ofrece varios modelos de contratación para sus socios, que cuentan con diferentes ventajas y servicios que proporciona Agroteo para el activo más importante para la empresa, el agricultor y su trabajo en el campo. Asimismo, conscientes de la importancia de la etapa de cosecha y entrega de la remolacha en fábricas, Azucarera tiene diferentes mejoras para el abastecimiento de la próxima campaña. Con estas opciones, la compañía pone foco en el agricultor y la adaptación a cada caso concreto de sus remolacheros.

Respecto a los modelos de contratación, en primer lugar, Azucarera cuenta con el modelo estándar, en el que confían los socios más expertos en el cultivo. En este caso, todas las actividades las realiza el agricultor totalmente a su cargo y, a cambio, percibe un Precio Base garantizado de 26 euros por tonelada tipo, más las Ayudas al cultivo (alrededor de 1.000 euros por hectárea, sumando la Ayuda Acoplada y la Ayuda PDR) y el Complemento del Azúcar.

Por otro lado, Azucarera también cuenta con el modelo de Cultivo Compartido. Con más de 3.000 hectáreas contratadas en la zona norte bajo esta modalidad en la última campaña, este modelo se consolida como uno de los más interesantes para los socios de Agroteo, ya que se realiza de manera personalizada para cada agricultor, decidiendo éste qué tareas quiere realizar a su cargo y cuáles se realizarán a través de Agroteo. En base a este reparto de tareas, se garantiza un ingreso mínimo que se incrementa con el rendimiento, el complemento del mercado de azúcar íntegro y las ayudas destinadas al sector. Además, si el remolachero así lo decide, Azucarera le subcontrata las labores que quiera realizar, con lo que va recibiendo por adelantado parte del ingreso de su cosecha. En definitiva, el riesgo agronómico es compartido entre Agroteo, Azucarera y el Agricultor, pues se garantiza una rentabilidad razonable, minimizando la inversión y facilitando al mismo tiempo el manejo y la dedicación al cultivo.

Como novedad para esta Campaña 21-22 y dirigido a aquellos agricultores que prefieren realizar el máximo de las tareas del cultivo por su cuenta, Azucarera propone un nuevo modelo de contrato, híbrido de los dos anteriores. En este modelo todas las actividades del cultivo van por cuenta del agricultor, como en el Modelo Estándar, salvo costes de la semilla, el arranque y la carga de la remolacha, que son asumidos por Azucarera. Al igual que el modelo de Cultivo Compartido, se garantizan unos ingresos mínimos, independientemente de la producción, pero en este caso alcanzan los 2.000 euros por hectárea (1.800 euros por hectárea si la variedad a sembrar es resistente a herbicidas ALS), incluyendo las ayudas al cultivo, más el complemento íntegro del azúcar. Estos ingresos aumentan con el rendimiento final obtenido.

Además del coste de la semilla, el arranque y la carga, Azucarera también corre con el gasto del seguro, de las posibles resiembras del cultivo, del coste del transporte del descuento y de la cuota de AIMCRA, aparte, como siembre, del transporte de la remolacha hasta cualquiera de las fábricas de Azucarera en la zona norte.

En cuanto a la entrega de la remolacha, Azucarera ofrecerá diferentes opciones para facilitar el trabajo a sus remolacheros. En este sentido, la compañía vuelve a ofrecer un descuento fijo opcional por tierras y corona para agricultores en módulos. Esta opción, a la que se acogieron muchos agricultores en la Campaña 20-21, consiste en aplicar un descuento fijo, suma del descuento por corona y por tierras y piedras, equivalente a la media ponderada del descuento individual de cada agricultor en los tres últimos años.

El agricultor es libre de elegir o no elegir esta opción, pero, para poder hacerlo, ha de suscribirse a un módulo de arranque y la carga gestionado por Azucarera.

En cuanto a las entregas, Azucarera planificará conjuntamente el abastecimiento de las tres fábricas del norte, teniendo en cuenta las preferencias de fecha de entrega que cada agricultor indica en su contrato. Las fábricas de Miranda de Ebro y Toro son las primeras en abrir, mientras que La Bañeza abre más tarde. De este modo, se posibilita la entrega de la remolacha en el periodo preferido por el agricultor y maximizando el desarrollo de la raíz, ya que el agricultor podrá planificar la entrega de su remolacha en otra fábrica si la más cercana ya ha cerrado o aún no se ha abierto, y sin ningún coste adicional.

Autor: Azucarera.

 

No comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR